martes, 25 de enero de 2011

FALLECIÓ EL OBISPO SAMUEL RUIZ, LÍDER DE LA "TEOLOGÍA" DE LA LIBERACIÓN INDIA QUE FUE RECHAZADA POR SER CONTRARIA A LA DOCTRINA CATÓLICA

  • Simpatizó con la subversión comunista del "subcomandante Marcos"
  • Inmensa apostasía de fieles durante su gobierno en la diócesis chiapaneca
  • Intentó crear una Iglesia autóctona con cientos de diáconos permanentes casados que implementarían el "cambio de estructuras"
  • Promovió la "teología" marxista de la liberación
  • Su renuncia fue aceptada por el Vaticano que rechazó su "teología india"
El obispo Samuel Ruiz junto a guerrilleros zapatistas. Atrás de él, el subcomandante Marcos.

MÉXICO D.F., 24 Ene. 11. Mons. Samuel Ruiz García, Obispo Emérito de San Cristóbal de las Casas (México) y emblema de la "teología de la liberación india" falleció esta mañana en esta capital mexicana a los 86 años, según informaron sus familiares.

El Obispo Emérito sufría de diabetes y problemas cardíacos desde hace algunos años, y el 14 de enero de este año había sido internado en la unidad de cuidados intensivos del hospital Ángeles del Pedregal.

Mons. Ruiz nació en Irapuato, estado de Guanajuato, el 3 de noviembre de 1924. Fue ordenado sacerdote el 2 de abril de 1949 y consagrado Obispo de San Cristóbal de las Casas el 25 de enero de 1960.

Después de casi 40 años de gobernar su diócesis, el Papa Juan Pablo II aceptó su renuncia al cargo el 13 de marzo de 2000, apenas 4 meses después de cumplir los 75 años.

Durante su gobierno pastoral, durante el cual hubo una inmensa deserción de católicos que apostataron para irse a sectas protestantes, el prelado se convirtió en una figura polémica. Ruiz atrajo la crítica de la Santa Sede y de numerosos obispos mexicanos por su posición a favor del sacerdocio casado y su apoyo a la mal llamada "teología india".

En 1999 y tras una visita de Juan Pablo II a México, la Arquidiócesis de Ciudad de México dio a conocer un documento anunciando la condena del Pontífice a la dizque "teología india", como derivada de la teología marxista de la liberación. Por esas tesis, Mons. Ruiz ha sido catalogado como "amigo" de los indígenas por sus simpatizantes, sin embargo el verdadero amor a los más pobres y desvalidos no tiene que ir -de ninguna manera- de la mano con teorías marxistas que han demostrado su ineficacia a favor de los desposeídos a los que termina esclavizando cuando se institucionalizan.

El documento, publicado poco menos de un año antes del retiro de Ruiz, decía que "la teología india, además de no ser ortodoxa, puede deparar muchos males a los indígenas. La condena papal intenta defender a los indígenas de estos males; es una expresión del amor y solicitud del Papa los indígenas".

El documento recordaba además que "la conexión entre la teología de la liberación y la teología indígena fue señalada por el (entonces) Cardenal Ratzinger (ahora Benedicto XVI) en la reunión con los responsables de las comisiones de Doctrina de la Fe de las Conferencias Episcopales de América Latina, celebrada en Guadalajara del 6 al 11 de mayo de 1996".

Durante más de 40 años don Samuel, como le dicen sus seguidores, forjó la génesis de un tipo de Iglesia católica distinta, “autóctona”, la cual -supuestamente basándose en los postulados del Concilio Vaticano II- terminó poniendo al centro de la vida eclesial no a los sacerdotes custodios de los sacramentos, sino a los diáconos permanentes casados.

Durante años el prelado formó un verdadero ejército de indígenas aspirantes al sacerdocio a quienes les prometió, una y otra vez, que la Santa Iglesia Romana se rendiría finalmente a “las evidencias” y aceptaría a los curas casados. Mientras tanto los fue ordenando paulatinamente como diáconos hasta alcanzar cifras estratosféricas. Todo bajo la excusa de la falta de presbíteros y de vocaciones sacerdotales.

Todo ese movimiento llevó al Vaticano primero a emitir una carta de recomendación a Samuel Ruíz para pedirle que evitase ordenar más diáconos, sugerencia que el obispo mexicano rechazó. Después a aceptarle la renuncia al puesto para colocar, inicialmente, a Raúl Vera y después, el 1 de mayo de 2000, al actual obispo de San Cristóbal, Felipe Arizmendi.

Como los cambios, por sí solos, no enderezaron el camino la Sede Apostólica decidió directamente ordenar a Arizmendi la suspensión -hasta nuevo aviso- a las ordenaciones diaconales. Esta medida todavía permanece vigente aunque el prelado chiapaneco ha buscado por todos los medios que sea revocada.

Aún así los efectos del “diaconismo” en San Cristóbal iniciado por Samuel Ruiz todavía son palpables: en esa diócesis actualmente existen 330 diáconos permanentes y 86 sacerdotes, una proporción de 1 a 4, un número excesivo. Por ello resulta fundado el temor del Vaticano al surgimiento allí de una nueva “iglesia” que trastoque los verdaderos valores del catolicismo.

Ese proyecto sería la “iglesia diaconal”, donde la eucaristía presidida por un sacerdote célibe ocuparía un segundo término mientras, en primer lugar, se colocaría la vida comunitaria espiritualmente animada por un indígena casado investido de diácono. Éste último junto con los "catequistas" adoctrinados en esa diócesis que estarían animados con el espíritu de la mal llamada "teología india" y que se transformarían en "agentes de cambio" para buscar la modificación de las estructuras sociopolíticas, que serían orientadas con un criterio claramente filomarxista.

En los últimos años de su labor pastoral a finales de los 90s', el Obispo se convirtió en blanco de críticas de diversos sectores, especialmente gubernamentales, por su simpatía con el movimiento guerrillero marxista conocido como "Frente Zapatista de Liberación Nacional" que lanzó una ofensiva armada en Chiapas en 1994.

Poco después del levantamiento, el Prelado fue nombrado presidente de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI); pero el apoyo de los Zapatistas a Ruiz y las críticas del gobierno pusieron en cuestión su independencia en 1998.

Este lunes a las 3:00 p.m. se celebró una Misa de cuerpo presente en el modernista Centro Universitario Cultural de México. Será sepultado mañana en un altar lateral de la Catedral de San Cristóbal de las Casas

Oremos por su alma.

Fuentes ACI, http://infocatolica.com/blog/sacroprofano.php/1010260143-el-diaconismo-de-la-iglesia-m y otras.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

9 comentarios:

  1. Su manejo de la diocesis de San Cristobal dañaron no solo al catolicismo sino a la estructura social y económica del estado de Chiapas y en general de nuestro pais con su cobijo e impulso de esa mala imitación de guerrillero tercermundista y antiguo discípulo de los jesuitas que es Marcos.

    Samuel Ruiz fue una desgracia para la Iglesia. Solo para dar un comparativo de acuerdo al catholic hierarchy de los resultados de 40 años de Samuel Ruiz al frente de la diocesis:

    % de catolicos que tenia la diócesis cuando llego: 97%

    % de catolicos que tenia la diócesis cuando la dejo: 65%

    % de catolicos en el 2004 : 58% (gracias a sus "logros y herencia" pronto el catolicismo será minoritario en una diocesis de México por primera vez en 400 años)

    Si Samuel Ruiz hubiera trabajado para cualquier empresa y con estos "logros" lo hubieran removido mucho antes, sigue siendo un misterio para mi como es posible que el Vaticano no intervenga con mayor celeridad en casos como este en los que es obvio, bajo cualquier parámetro objetivo, que o era totalmente incompetente o de plano un infiltrado que queria causar el mayor daño posible a la Iglesia.

    ResponderEliminar
  2. Para las comunidades Don Samuel ha sido uno de los Obispos que se identificó con sus luchas, demandas y su expresión de fe. El no se muere proque vive entre nosotros. Sigue vivo con su ejemplo de entrega, su solidaridad, su accionar por un Chiapas donde no exista discriminación, su apertura al diálogo, su defensa a los oprimidos e indigenas. Su sabiduría ha quedado impregnado en los corazones de quienes lo hemos seguido, de quienes recibimos su apoyo incondicional y su luz tendrá siempre presencia en nuestras vida.

    Hasta Siempre Tatic Samuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vio algo que otros prelado no vio y que otros se olvidaron en ver los rotros de los indigenas desamparado el rostro de jesus..pudo ser radical pero no se olvido de la sed de justicia...pudo ser de la corriente de la teologia de la liberacion que no es nada mala solo la han distorciobado por los ricos de siempre con sus poderosos medios de comunicacion..Shalom

      Eliminar
    2. Como se explica en el post, el verdadero amor a los más pobres y desvalidos no tiene que ir -de ninguna manera- de la mano con teorías marxistas que han demostrado su ineficacia a favor de los desposeídos a los que termina esclavizando cuando se institucionalizan. No es que los "ricos" distosionen algo bueno, sino que en 1999 y tras una visita de Juan Pablo II a México, la Arquidiócesis de Ciudad de México dio a conocer un documento anunciando la condena del Pontífice a la dizque "teología india", como derivada de la teología marxista de la liberación. La sed de justicia y el ver a Cristo en el rostro de los pobres nada tiene que ver con esa corriente que, por el contrario, invoca el odio de clases para instaurar un esclavitud marxista general.

      Eliminar
  3. Felicito a catolicidad por este post.

    Especialmente por su contenido objetivo e histórico, hoy poco frecuente. No incurrieron en el lugar común sino en el análisis histórico.

    Ahora, para restañar viejas cicatrices se va a alabar al obispo marxistoide presentándolo como un Tata Vasco. Es lo diplomático y lo correcto políticamente. Lo hacen hasta quienes en vida de él lo condenaron con fundamento ciertos.

    Que gentes engañadas o rojillos procomunistas lo hagan, resulta lógico. Lo incongruente viene de medios políticos y religiosos que saben bien la verdadera historia. Resulta el síndrome del marido muerto expresado en aquel dicho: "Marido muerto, futuro santo cierto", que se refiere a aquellas viudas que ponen en un pedestal a su esposo fallecido, mientras en vida no se llevaron bien con él.

    Está muy bien que se ore por su alma, como pide el post, pero ahora no caigamos en la trampa de presentar como un gran santo a quien no seguía los lineamientos ni la doctrina de la Iglesia, al tomar como opción la marxista teoría de la teología de la liberación.

    La verdad histórica es lo que realmente sucedió y no lo que se inventa. Muy bien por catolicidad que no cae en el síndrome del marido muerto santo, sino que presenta -como en pocos sitios- el análisis objetivo.

    Un abrazo

    Francisco de la Peña

    ResponderEliminar
  4. En la foto se puede ver al frente al ¿comandante? y atrás al subcomandante.

    Siempre estuvo a favor de la guerrilla. Su "mediación" era favorable a la postura de Marcos. Ni quien lo dude.

    ResponderEliminar
  5. En el noticiero de Carlos Loret le dan el calificativo de "el obispo de los pobres" sin dar mas detalles de el. Gracias a catolicidad por darnos a conocer las cosas tal como son. Que Dios los Bendiga por todo el bien que derrama en las almas por este medio.

    ResponderEliminar
  6. Que falta de conocimiento revelan los comentarios hacia este Profeta. Un obispo a lado de los pobres como Jesús Nuestro Señor, que El les perdone y les muestre la Luz en su seguimiento hasta la Cruz como lo vivió Tatik Samuel

    ResponderEliminar
  7. Estimado hermano:

    La falta de conocimiento está en comparar a Cristo con el Comandante Samuel. Dios perdone tu comparación. Mira que homologar bárbaramente el genuino amor hacia los pobres de Cristo con la teología marxista de la liberación que siembra el odio de clases...resulta absurdo ¡habiendo una infinita distancia!

    No compares al Buen Pastor con este que llamas "profeta", en realidad de los falsos profetas de los que Cristo nos previno. El amor verdadero de Cristo abarca a todo hombre, pobres o ricos, o de cualquier raza y condición. Este falso profeta no obedeció las indicaciones de Roma.

    ¿Profeta? Al final de los tiempos abundarán los falsos profetas, es claro y evidente...aunque enarbolen demagógicamente falsas causas. Por sus frutos los reconoceréis: ¿Con qué porcentaje de católicos recibió su diócesis y con cuál lo dejó? En pocas diócesis del mundo se encuentran cifras de apostasía de tal proporción. Abre los ojos, hermano, y pide a Dios te muestre la verdadera Luz que sólo es Cristo mismo. Sólo Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Hay que ser fieles a su Iglesia.

    Santa María de Guadalupe te bendiga.

    Fraternalmente

    ResponderEliminar