miércoles, 12 de enero de 2011

LA IGLESIA CATÓLICA VENEZOLANA PIDE A CHÁVEZ DEVOLVER PODERES AL CONGRESO


La cúpula de la Iglesia católica venezolana afirmó el martes que el presidente Hugo Chávez pretende imponer en el país un sistema socialista y "totalitario" contrario a la Constitución, y pidió al mandatario y al partido oficialista devolverle a la Asamblea Nacional sus facultades legislativas.

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) condenó el martes en un comunicado el paquete de leyes que aprobó en diciembre el pasado congreso, poco antes de culminar su período, y denunció que las nuevas normativas "crean una gravísima situación política pues con ellas se pretende imponer a los venezolanos un sistema socialista, estatizante y totalitario".

Los obispos señalaron que el modelo socialista que busca imponer Chávez en Venezuela es "contrario al sistema democrático consagrado en la Constitución de 1999, y reafirmado con el rechazo a la propuesta de reforma constitucional" que fue derrotada en el referendo en el 2007.

"Esta manera de proceder no resuelve los problemas de la gente, e irrespeta y desconoce la voluntad popular mayoritaria expresada reiteradamente por medio del voto", dijeron los obispos al objetar la rapidez de la mayoría oficialista del pasado congreso para aprobar en diciembre un paquete de 25 leyes, entre las que se incluye una ley que habilitó a Chávez para dictar leyes hasta junio del 2012.

Entre el paquete de leyes aprobado por la pasada Asamblea Nacional figuran legislaciones que elevan el control del Estado sobre los medios, el internet, y la banca, y que impiden a las organización de derechos humanos recibir financiamientos externos.

La CEV instó al gobierno y al partido oficialista "a que tomen conciencia de la peligrosa situación que están generando", y a "rectificar su propósito de establecer la hegemonía absoluta del Estado".

Asimismo, los obispos exhortaron a Chávez y al partido de gobierno a que devuelvan a Asamblea Nacional "todas sus facultades legislativas" que perdió tras la aprobación en diciembre de la ley habilitante.

"Las autoridades del Estado no pueden asumir el control total de la vida de las personas, y tampoco establecer las condiciones para eternizarse en el ejercicio del poder", afirmaron los obispos en un documento que fue difundido el martes a la prensa como parte del cierre de la XCV Asamblea ordinaria de la CEV.

Aunque Chávez sostiene que utilizará la ley habilitante para enfrentar la situación de emergencia generada por las intensas lluvias del mes pasado, la oposición asegura que el mandatario recurrió al instrumento legal debido a que ya no cuenta con la mayoría calificada en el nuevo congreso que inició actividades la semana pasada.

Los partidos aliados al gobierno controlan 98 escaños de la Asamblea Nacional, mientras la oposición tiene 67.

Las relaciones entre el gobierno y la cúpula eclesiástica se agrietaron a mediados del año pasado luego que el cardenal Jorge Urosa Savino denunció que el país estaba avanzando hacia un "Estado socialista" de corte "marxista-comunista".

Chávez respondió a las afirmaciones del purpurado llamándolo "troglodita" y "mentiroso", y ordenó revisar el convenio que tiene el gobierno venezolano con el Vaticano, que le da prioridad a la Iglesia católica sobre el resto de las iglesias.

Desde que asumió su cargo en 1999, Chávez ha mantenido tirantes relaciones con las autoridades locales de la Iglesia católica a las que ha acusado darle la espalda a los pobres y ponerse del lado de la "oligarquía", a la que considera empeñada en derrocarlo.

De acuerdo a las principales encuestadoras locales, la cúpula eclesiástica tiene una alta credibilidad en el país, donde más de la mitad de sus 28 millones de habitantes dice profesar la religión católica.

Fuentes: Los Tiempos.com y A.P.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada