jueves, 20 de enero de 2011

¿YAHVÉ o JEHOVÁ?

Lo que nos importa es hablar de Dios como Jesús hablaba de Él. Jesús vino a aclarar el misterio más profundo que hay en el Ser Divino: «Dios es amor»
 

En las Biblias evangélicas encontramos que a Dios se lo nombra como a «Jehová» y en las Biblias católicas le damos el nombre de «Yahvé». Muchos cristianos se preguntan: ¿por qué esta diferencia en el nombre de Dios? ¿qué debemos pensar de esto?

En el fondo no sirve de nada discutir por el nombre antiguo de Dios. Nosotros vivimos ahora en el Nuevo Testamento y lo que nos importa es hablar de Dios como Jesús hablaba de Él. Jesús vino a aclarar el misterio más profundo que hay en el Ser Divino: «Dios es amor». Dios es un «Padre» que ama a todas sus creaturas y los hombres son sus hijos queridos. Jesús mismo nos enseñó que debemos invocar a Dios como «nuestro Padre» (Mt. 6, 9).

Para los estudiosos de la Biblia quiero aclarar en esta carta el nombre antiguo de Dios, aquel nombre que los israelitas del Antiguo Testamento usaban con profundo respeto. La explicación es un poco difícil, porque debemos comprender algo del idioma hebreo, la lengua en la cual Dios se manifestó a Moisés.

Los nombres de Dios en el Antiguo Testamento
.
Los israelitas del Antiguo Testamento empleaban muchos nombres para referirse a Dios. Todos estos nombres expresaban una relación íntima de Dios con el mundo y con los hombres.
.
Aquí quiero indicar solamente los nombres más importantes, por ejemplo:

En Ex. 6, 7 encontramos en el texto hebreo el nombre «Elohim», que en castellano significa: «El Dios fuerte y Poderoso».
. 
En el Salmo 94 encontramos «Adonay» o «Edonay», que en castellano es «El Señor».
.
En Gén. 17, 1 se habla de Dios como «Shadday» que quiere decir el Dios de la montaña.
El profeta Isaías (7, 14) habla de «Emmanuel» que significa «Dios con nosotros».
.
Y hay muchos nombres más en el A. T., como por ejemplo: Dios Poderoso, el Dios Vivo, el Santo de Israel, el Altísimo, Dios Eterno, El Dios de la Justicia, etc.
.
Pero el nombre más empleado en aquellos tiempos era «Yahvé» que significa en castellano: «Yo soy» o «El que es».
.
Leemos en Éxodo Cap. 3 que Dios se apareció a Moisés en una zarza ardiente y lo mandó al Faraón a hablar de su parte. Moisés le preguntó a Dios: «Pero si los israelitas me preguntan cuál es tu nombre, ¿qué voy a contestarles?». Y Dios dijo a Moisés: «YO SOY EL QUE SOY». Así les dirás a los israelitas: YO SOY me manda a ustedes. Esto les dirás a ellos: YO SOY, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob me manda a ustedes. Este es mi nombre para siempre» (Ex. 3, 13-15).

¿De dónde viene la palabra «Yahvé»?

Esta palabra es una palabra hebrea, el hebreo es el idioma de los israelitas o judíos del Antiguo Testamento. En este idioma no se escribían las vocales de una palabra sino únicamente las consonantes. Era bastante difícil leerlo correctamente, porque al leer un texto hebreo, uno mismo debía saber de memoria qué vocales tenía que pronunciar en medio de las consonantes. El nombre de Dios: «YO SOY» se escribía con estas cuatro consonantes: Y H V H que los judíos pronunciaban así «Yahvé», y en castellano se escribe YAVE. La pronunciación «Yahvé» es sin duda la pronunciación más correcta del hebreo original para indicar a Dios como «Yo soy el que soy» (Los judíos del A.T. nunca dijeron Jehová).

¿De dónde viene la palabra Jehová?

Los israelitas del A.T. tenían un profundo respeto por el nombre de Dios: «Yahvé». Era el nombre más sagrado de Dios, porque Dios mismo se había dado este nombre.

Con el tiempo los israelitas, por respeto al nombre propio de Dios, dejaron de pronunciar el nombre de «Yahvé» y cuando ellos leían en la Biblia el nombre de «Yahvé», en vez de decir «Yahvé» dijeron otro nombre de Dios: «Edonai» (el Señor). Resultó que después de cien años los israelitas se olvidaron por completo de la pronunciación original (Y H V H, Yahvé) porque siempre decían «Adonay» (el Señor).

En la Edad Media (1.000 a 1.500 años después de Cristo) los hebraístas (que estudiaban el idioma hebreo antiguo) empezaron a poner vocales entre las consonantes del idioma hebreo. Y cuando les tocó colocar vocales en la palabra hebrea Y H V H (el nombre antiguo de Dios) encontraron muchas dificultades.

Por no conocer la pronunciación original de las cuatro consonantes que en las letras castellanas corresponden a YHVH y en letras latinas a JHVH, y para recordar al lector que por respeto debía decir: «Edonay» en vez de «Yahvé», pusieron las tres vocales (e, o, a) de la palabra Edonay; y resultó Jehová en latín. Es decir: tomaron las 4 consonantes de una palabra (J H V H) y metieron simplemente 3 vocales de otra palabra (Edonay) y formaron así una nueva palabra: Jehová. Está claro que la palabra «Jehová» es un arreglo de dos palabras en una. Por supuesto la palabra «Jehová» nunca ha existido en hebreo; es decir, que la pronunciación «Jehová» es una pronunciación defectuosa del nombre de «Yahvé».

En los años 1600 comenzaron a traducir la Biblia a todas las lenguas, y como encontraron en todos los textos bíblicos de la Edad Media la palabra «Jehová» como nombre propio de Dios, copiaron este nombre «Jehová» literalmente en los distintos idiomas (castellano, alemán, inglés...). Y desde aquel tiempo empezaron a pronunciar los católicos y los evangélicos como nombre propio de Dios del Antiguo Testamento la palabra «Jehová» en castellano.

Ahora bien, aun las Biblias católicas usan el nombre de «Yahvé» y no el de «Jehová».¿Está bien? Está bien porque todos los hebraístas modernos (los que estudian el idioma hebreo) están de acuerdo que la manera original y primitiva de pronunciar el nombre de Dios debía haber sido «Yahvé» y no «Jehová».
.
«Yahvé» es una forma del verbo «havah» (ser, existir) y significa: «Yo soy el que es» y «Jehová» no es ninguna forma del verbo «ser», como lo hemos explicado más arriba. Por eso la Iglesia Católica tomó la decisión de usar la pronunciación original «Yahvé» en vez de «Jehová» y porque los israelitas del tiempo de Moisés nunca dijeron «Jehová».

¿Cuál es el sentido profundo del nombre de «Yahvé»?

Ya sabemos que «Yahvé» significa: «Yo soy.» Pero ¿qué sentido profundo tiene este nombre?
Para comprenderlo debemos pensar que todos los pueblos de aquel tiempo eran politeístas, es decir, pensaban que había muchos dioses. Según ellos, cada nación, cada ciudad y cada tribu tenía su propio Dios o sus propios dioses. Al decir Dios a Moisés: «YO SOY EL QUE SOY» El quiere decir: «Yo soy el que existe: el Dios que existe; y los otros dioses no existen, los dioses de los egipcios, de los asirios, de los babilonios no existen. Yo soy el único Dios que existe».

Dios, dándose el nombre de YAVE (YO SOY), quería inculcar a los judíos el monoteísmo (un solo Dios), y rechazar de plano todo politeísmo (muchos dioses) y la idolatría de otros pueblos.
El Dios de los judíos (Yahvé) es un Dios celoso, no soporta a ningún otro dios a su lado. El dice: «No tendrás otro Dios fuera de mí» (Ex. 20, 3). «Yo soy Yahvé, tu Dios celoso» (Deut. 4, 35 y 32, 39).

El profeta Isaías explica bien el sentido del nombre de Dios. Dice Dios por medio del profeta: «YO SOY YAVE, y ningún otro». «¿No soy yo Yahvé el único y nadie mejor que yo?» (Is. 45, 18).

La conclusión es: La palabra «Yahvé» significa que «El es el UNICO DIOS», el único y verdadero Dios, y que todos los otros dioses y sus ídolos no son nada, no existen y no pueden hacer nada. (Nota: Y si se ora a ellos, se invoca a inventos humanos o a demonios, pues "Todos los dioses de los gentiles son demonios". Salmo 95, 5. De ahí lo gravemente absurdo y contradictorio que resulta que católicos recen junto con otras personas de religiones falsas que oran a dioses falsos). 

El nombre de Dios en el Nuevo Testamento

Más importante para nosotros, que vivimos en el Nuevo Testamento, es saber cómo Jesús hablaba del misterio de Dios. Jesús y sus apóstoles, según la costumbre judía de aquel tiempo, nunca pronunciaban el nombre «Yahvé» o «Jehová». Siempre leían la Biblia diciendo: «Edonay» -el Señor- para indicar el nombre propio de Dios.
.
Todo el Nuevo Testamento fue escrito en griego, por eso encontramos en el Nuevo Testamento la palabra Kyrios (el Señor) que es la traducción de «Edonay».

Pero Jesús introdujo también una novedad en las costumbres religiosas y nombró a Dios «Padre»: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra». «Mi Padre sigue actuando y yo también actúo». «Por eso los judíos tenían ganas de matarlo: porque El llamaba a Dios Padre suyo haciéndose igual a Dios» (Jn. 5, 17-18).
.
Además Jesús enseñó a sus seguidores a hacer lo mismo: «Por eso, oren ustedes así: Padre Nuestro, que estás en los cielos» (Mt. 6, 9). Ahora, el nombre más hermoso que nosotros podemos dar a Dios es el de: «Padre nuestro».

¿Es verdad que en las Biblias de los Testigos de Jehová aparece el nombre Jehová en el Nuevo Testamento?

Así es. Los Testigos de Jehová hacen aparecer en el Nuevo Testamento 237 veces la palabra «Jehová», pero eso no es correcto. Cuando en el Nuevo Testamento se habla de Dios con el nombre «Señor» (Kyrios en griego, Edonay en hebreo) ellos lo traducen como Jehová, pero esto es claramente una adulteración de los textos bíblicos (como muchas otras que realizan).

El Nuevo Testamento habla de Dios como «Padre» o «Señor», pero nunca como «Jehová». Una vez más desconocen la gran revelación de Jesucristo que fue la de anunciarnos a Dios como Padre.

¿Qué es lo mejor para nosotros?

Lo mejor es hablar de Dios como Jesús hablaba de Él. Meditando los distintos nombres de Dios que aparecen en la Biblia, nos damos cuenta de que hay una lenta evolución acerca del misterio de Dios, y cada nombre revela algo de este gran misterio divino:

1) Dios se manifestó a Moisés como el único Dios que existe, significando esto que los otros dioses no existen. Es lo que significa la palabra «Yahvé».

2) Luego ese único Dios se manifestó a los profetas como el Dios de la Justicia.

3) Finalmente en Jesucristo, Dios se manifestó como un Padre que ama a todos sus hijos. Dios es amor y nosotros tenemos esta gran vocación a vivir en el amor. La oración del Padre Nuestro es la mejor experiencia de fraternidad universal.

¿Qué hay que hacer cuando los Testigos de Jehová, los Mormones y los seguidores de otras sectas llegan a la casa de uno para entablar una conversación?

«En primer lugar hay que precisar cuál es la verdadera intención de su visita. Por lo general ellos dicen que quieren hablar de la Biblia y conversar acerca de Dios y de la religión.

Pero su verdadera intención no es ésta, sino la de arrebatar la fe a los católicos. Eso y nada más es lo que quieren. Quitar a los fieles su fe católica. Hablar de la Biblia o de Dios es sólo el pretexto para llegar a este final que es quitar la fe a los católicos.

Y los hechos comprueban esta afirmación, porque sabemos de algunos buenos católicos que por cortesía, buena educación, o por otras razones, aceptaron conversar con ellos sobre la Biblia o sobre Dios, y se pasaron a ser Testigos de Jehová, Mormones o de otras sectas y abominaron después contra su antigua fe católica convirtiéndose en apóstatas.

Es decir, hay que tener claro que esta visita de los Testigos de Jehová, de los Mormones o de otras sectas a las casas y familias católicas no tiene otra intención ni otro propósito que arrebatarles su fe católica.

Conociendo esta realidad, la respuesta es obvia: ¿Quiere usted conservar y defender su fe católica? No los reciba. ¿Quiere usted poner en peligro su fe católica y ponerse en peligro de condenación? Piense mejor lo que debe hacer».

Tomado de http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1451/articulo.php?id=7693
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

18 comentarios:

  1. ¿que no importa el nombre? ¿que pasaría si al dirigirse alguien a usted los hiciera diciendo "Tu"
    Dios tiene un nombre sino como podemos santificarlo, como enseño Jesús en el nuevo testamento, "Santificado sea tu nombre..."
    Un absurda tradición Judía, junto con la intolerancia de otras religiones que dicen ser cristianas tienen la culpa de que su Santo nombre haya sido anulado de su palabra la Biblia, sustituyéndola por adjetivos, y otras definiciones, como Señor.
    "Para que todo el mundo sepa que tu eres jehova ese es tu nombre" Salmo 83:18
    Este aparece en la Biblia mas de 7000 veces y alguien se atreve a decir que no es importante conocer el nombre de Dios JEHOVA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En que año de colegio, escuela o universidad estas? lo pregunto por que se nota que no entendiste el articulo escrito en la parte de arriba donde explican como se llego al nombre falso de JEHOVA, hay que leer bien, y si no se entiende pues leamos otra vez... ah y por si no entiendes vuelve y lee.

      Eliminar
    2. Que tal... mire hermano al parecer usted es testigo de Jehová; le voy a dar una recomendación con mucho respeto por supuesto. Vaya usted al libro de estudio de su biblia y busque cual es el nombre de nuestro PADRE y usted vera Yahvé y Jehová pero si lee con atención más adelante dice que aun que lo mas correcto es yahve se prefiere usar Jehová en su secta. Que busca usted en su estudio en la biblia llegar a ser perfecto como lo fue nuestro señor Jesús? Porque si es así no esta eligiendo usar el nombre mas apto para nuestro Padre; luego entonces es verdaderamente lo que quiere, seguir una secta que dice buscar perfección aun cuando admitiendo que lo mejor es llamar a nuestro Padre Yahvé y hacen lo contrario. Espero en Mi Dios Padre Todo Poderoso llegues a enterder verdaderamente que Nuestro Dios es amor y no prohibición, muertes y rencor por otros hetmanos. Que Dios te bendiga hermano en el nombre del Padre del hijo y del espiruto santo. Saludos.

      Eliminar
  2. Claro que aparece en las Biblias protestantes el error de traducir como Jehová, pero esto es una adulteración más de los textos bíblicos como muchas otras en sus Biblias.

    Evidentemente usted lee una Biblia no católica. Y tal vez esto es comprensible si usted no es tampoco católico.

    Con todo respeto le señalamos que lo leyó, pero es claro que no entendió el escrito anterior.

    Por favor lea, de nuevo, con detenimiento el escrito. En particular el siguiente párrafo:

    Por no conocer la pronunciación original de las cuatro consonantes que en las letras castellanas corresponden a YHVH y en letras latinas a JHVH, y para recordar al lector que por respeto debía decir: «Edonay» en vez de «Yahvé», pusieron las tres vocales (e, o, a) de la palabra Edonay; y resultó Jehová en latín. Es decir: tomaron las 4 consonantes de una palabra (J H V H) y metieron simplemente 3 vocales de otra palabra (Edonay) y formaron así una nueva palabra: Jehová. Está claro que la palabra «Jehová» es un arreglo de dos palabras en una. Por supuesto la palabra «Jehová» nunca ha existido en hebreo; es decir, que la pronunciación «Jehová» es una pronunciación defectuosa del nombre de «Yahvé».

    Un saludo afectuoso
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  3. Una sola idea, Dios se denomina asimismo como "El que Es", parece bastante lógico que no se ponga nombre ya que al fin y al cabo un nombre es una forma de diferenciar entre semejantes y El Verbo es Único, no necesita diferenciarse de nadie. Un fuerte abrazo en Xto, Amo y Señor nuestro.

    ResponderEliminar
  4. Quien es Xto? a caso es el mismo personaje que traen de moda los estadounidenses cuando dicen xmas en vez de CHRISTmas?
    Cuidado cristianos, los enemigos quieren quitar a Dios incluso en el lenguaje común!!
    en EU ya comenzaron, en vez de decir CHRISTmas dicen Xmas, en vez de la frase "Oh my god" dicen "oh my gosh", en vez de merry christmas dicen happy holidays.... En vez de Jesus dicen Geezus...
    Ahora sale este nuevo termino que no conocía "xto"...
    Quieren quitar a Dios de todas partes, no caigamos en cosas tan simples.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Marcos:
    Nada más lejos de mi intención, que quitar al Amo del lenguaje común. Cristo del latin "Christus" significa el Hijo de Dios hecho hombre y mi pobre comentario va en la línea de que Dios, único y verdadero, no necesita diferenciarse de ningún otro, luego no necesita nombrarse, es "El que Es". Lamento profundamente haber provocado tu indignación. Por cierto en "EU" haces lo mismo que yo, ¿ te refieres a U.S.A o a EEUU ? ¿cierto?. Un cordial abrazo en Cristo Amo y Señor nuestro.

    ResponderEliminar
  6. Una disculpa Fernando, mi indignación no era dirigida hacia ti. Es solo que viví un tiempo en EE.UU. y note muchísimo esas modificaciones en el habla estadounidense. Por tus palabras me doy cuenta que eres un buen Católico y mi comentario era solo eso, una critica a esta revolución en el habla estadounidenses. Una disculpa por mi exaltación y más si la sentiste dirigida a tu persona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Marcos:
    Por favor, no hace falta que te disculpes, no has dicho nada que pueda ofender a nadie, al contrario, me has abierto lo ojos en el sentido de que, lo que escribimos, lo hacemos al mundo entero, y debemos de intentar dejar de lado las pequeñas locuciones propias de nuestra región o propias de nuestra educación, ya que esas locuciones pueden no ser entendidas desde otro punto del globo. De veras que te agradezco, tanto tu comentario anterior como la innecesaria disculpa, no habla más que de tu generosidad y buena voluntad. Un cordial abrazo en Cristo, Amo y Señor nuestro.

    ResponderEliminar
  8. Dios tiene nombre, nosotros tenemos nombre y asta los animales tienen nombre y es lógico q Dios tenga el suyo, y es Jehová isaias42:8 y aparece 7210 veces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repetimos lo dicho en el post:

      Por no conocer la pronunciación original de las cuatro consonantes que en las letras castellanas corresponden a YHVH y en letras latinas a JHVH, y para recordar al lector que por respeto debía decir: «Edonay» en vez de «Yahvé», pusieron las tres vocales (e, o, a) de la palabra Edonay; y resultó Jehová en latín. Es decir: tomaron las 4 consonantes de una palabra (J H V H) y metieron simplemente 3 vocales de otra palabra (Edonay) y formaron así una nueva palabra: Jehová. Está claro que la palabra «Jehová» es un arreglo de dos palabras en una. Por supuesto la palabra «Jehová» nunca ha existido en hebreo; es decir, que la pronunciación «Jehová» es una pronunciación defectuosa del nombre de «Yahvé».

      Tomamos la cita que mencionas de la Biblia comentada de Straubinger: "Yo soy Jahvé; éste es mi nombre....".

      Que se haga aparecer muchas veces una mala traducción (Jehová) no prueba que sea correcta.

      Un abrazo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Tanto problema....a mi padre no le digo nunca Hernan.....lo siento raro.....le digo Pá o papi igual es con el Jefe..Señor, mi Dios....es así de simple!

      Eliminar
  9. Jesús dice: “Y yo les he dado a conocer tu nombre” Jesús no solo dio a conocer la pronunciación del nombre de Dios si no también lo que significa, pero Jesús hace una promesa: y “lo daré a conocer” esta hablando en el futuro, es obvio que esta parte esta relacionada con su “presencia” (lo veremos mas adelante) Dios mismo dijo: Padre, glorifica tu nombre”. Luego vino una voz del cielo: “[Lo] glorifiqué, y también [lo] glorificaré de nuevo”. (Juan 12:28) aquí debemos prestar atención como el versículo anterior, Dios indica “que lo ha glorificado” y “lo glorificare de nuevo”(futuro) es obvio que el nombre estaría “oculto” por que llego la era de la Apostasía

    ResponderEliminar
  10. “Jehová” es la pronunciación más conocida en español del nombre divino, aunque la mayoría de los hebraístas apoyan la forma “Yahveh” (Yavé). Los manuscritos hebreos más antiguos presentan el nombre en la forma de cuatro consonantes, llamada comúnmente Tetragrámaton (del griego te·tra, que significa “cuatro”, y grám·ma, “letra”). Estas cuatro letras (escritas de derecha a izquierda) son יהוה y se pueden transliterar al español como YHWH (o JHVH).

    Por lo tanto, las consonantes hebreas del nombre se conocen. El problema es determinar qué vocales hay que combinar con esas consonantes. Los puntos vocálicos se empezaron a utilizar en hebreo en la segunda mitad del I milenio E.C. (Véase HEBREO, II [Alfabeto y escritura hebrea].) No obstante, los puntos vocálicos hallados en manuscritos hebreos no proveen la clave para determinar qué vocales deberían aparecer en el nombre divino, debido a cierta superstición religiosa que había empezado siglos antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El post lo explica:

      ¿De dónde viene la palabra «Yahvé»?

      Esta palabra es una palabra hebrea, el hebreo es el idioma de los israelitas o judíos del Antiguo Testamento. En este idioma no se escribían las vocales de una palabra sino únicamente las consonantes. Era bastante difícil leerlo correctamente, porque al leer un texto hebreo, uno mismo debía saber de memoria qué vocales tenía que pronunciar en medio de las consonantes. El nombre de Dios: «YO SOY» se escribía con estas cuatro consonantes: Y H V H que los judíos pronunciaban así «Yahvé», y en castellano se escribe YAVE. La pronunciación «Yahvé» es sin duda la pronunciación más correcta del hebreo original para indicar a Dios como «Yo soy el que soy» (Los judíos del A.T. nunca dijeron Jehová).

      Por no conocer la pronunciación original de las cuatro consonantes que en las letras castellanas corresponden a YHVH y en letras latinas a JHVH, y para recordar al lector que por respeto debía decir: «Edonay» en vez de «Yahvé», pusieron las tres vocales (e, o, a) de la palabra Edonay; y resultó Jehová en latín. Es decir: tomaron las 4 consonantes de una palabra (J H V H) y metieron simplemente 3 vocales de otra palabra (Edonay) y formaron así una nueva palabra: Jehová. Está claro que la palabra «Jehová» es un arreglo de dos palabras en una. Por supuesto la palabra «Jehová» nunca ha existido en hebreo; es decir, que la pronunciación «Jehová» es una pronunciación defectuosa del nombre de «Yahvé».

      La Biblia comentada de Straubinger, una de las mejores traducciones señala: "Yo soy Jahvé; éste es mi nombre....".

      Que se haga aparecer muchas veces una mala traducción (Jehová) no prueba que sea correcta.

      Un abrazo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. No se quien lo dijo pero dicen por ahí, "No hay peor ciego que él que no quiere ver", he leído el documento y no se en que parte de la redacción no se deja claro que Jehova es una MALA traducción del Nombre de DIOS, lo cierto es que algunas sectas adoctrinan tanto a la gente con falsas verdades, inculcando odio, (Ejemplo, a la Santísima Virgen y cristianos Católicos), que cuando se nos habla con propiedad y trasfondo teórico y teológico se dice que es mentira y se termina afirmando que Jehova es el nombre de Dios...

      Eliminar
  11. Hola mi nombre es Mayra. Me pareció muy interesante este artículo. Lo que yo quiero compartir es que si tenemos muy bien cimentada nuestra fe los católicos, no debemos tener miedo de recibir a estas sectas, porque de esta manera, podríamos defender nuestras creencias, ¿sino contra quien la defenderíamos? las personas de las que se habla aquí que se cambiaron de religión, es porque no están muy firmes en su fe. No les tengamos miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo que recomienda la Palabra de Dios. Ésta dice así: "SI VIENE ALGUNO A VOSOTROS, Y NO TRAE ESTA DOCTRINA, NO LO RECIBAÍS EN CASA; NI LE SALUDEÍS": 2Jn I: 10.

      Eliminar