sábado, 26 de noviembre de 2011

BENEDICENCIA VS. MALEDICENCIA


  • "El murmurador y el hombre de dos caras es maldito, porque mete confusión entre muchos que vivían en paz". (Eclesiastico XXVIII, 15).
  • “Yo les digo que en el día del juicio los hombres tendrán que dar cuenta hasta de las palabras ociosas que hayan dicho. Por tus palabras serás declarado justo, y por lo que digas vendrá tu condenación”. (Mateo XII, 36-37).
Autor:  Juan Arsenio Valdés César

La palabra benedicencia es la gran ausente del compendio (ya famélico) de los valores actuales. Si intentas escribirla en tu computadora en un documento de texto, inmediatamente te la corregirá cambiándola por beneficencia. Si insistes, te la subrayará en rojo como un error, prueben y verán... Pero el verdadero error consiste en que existiendo el término que indica el vicio, el antónimo: maledicencia, no aparezca el vocablo que indica la virtud.

La benedicencia radica fundamentalmente en hablar bien de los demás. Sin embargo, no se limita sólo a eso. Por un lado, esta virtud nos invita a silenciar los errores y defectos del prójimo, por otra parte, nos estimula a ponderar sus cualidades y virtudes. Y no se tratar de “tapar” lo malo del otro, se trata, precisamente de apoyarle en el cambio, y fomentar y alabar lo bueno en el otro.

Para vivir la benedicencia es necesario promover los comentarios positivos dentro de la familia, la escuela, el trabajo, la pareja o cualquier relación con otras personas. Varios de los conflictos en estos ámbitos, surgen de alguna palabra hiriente, de frases irónicas o comentarios negativos, de estar siempre viendo la paja en el ojo ajeno, y no ver la viga que tenemos en el propio. La influencia que recibimos de algunos medios de comunicación nos puede inducir a comportarnos de esta manera. Basta encender la televisión para ver cómo se insultan los miembros de diferentes facciones políticas, cómo se exageran los errores y defectos de los demás (el amarillismo en la prensa y televisión) el regodeo en el dolor y las catástrofes, el morbo en presentar noticias desagradables y degradantes. El 90% de las telenovelas (de nuestras "cultísimas" televisoras) nos muestran cómo surgen las intrigas familiares, en muchos casos debidas a la mentira, a la calumnia y a la difamación.

Se puede crear un ambiente muy positivo si al llegar de la escuela los hijos, en lugar de criticar a sus maestros del colegio, comentaran aquello que han aprendido ese día de ellos. Si la esposa recibe a su esposo, no con una queja por llegar tarde a comer, sino con un saludo cariñoso. Si el esposo al regresar de sus compromisos, comentase los proyectos que tiene en su trabajo y no los defectos que tienen su jefe o sus empleados. Si al llegar al trabajo, felicitamos al compañero que obtuvo un logro, o que sencillamente, llega temprano todos los días. Hablar bien no significa mentir, no significa adular, comporta más bien reconocer las cualidades y virtudes de los demás.

El que les escribe, es un diletante sin cura de la buena música y quiere compartir con ustedes, un ejemplo práctico, de lo que trato en este escrito. En “Il barbiere di Siviglia” de mis preferidas, por demás divertida y ejemplificadora de estas aristas de la naturaleza humana: la benedicencia y la maledicencia. Gioacchino Rossini pone magistralmente en notas musicales, libreto de Cesare Sterbini y en cuerda de bajo, y en la voz de Don Bartolo, protector y tutor de Rosina, un aria sobre la calumnia, que les comparto ahora en italiano, como lo oirá en la opera, y su traducción al castellano y dígame, si le falta razón, a su juicio.

LA LETRA -EN ITALIANO- DEL ARIA “LA CALUNNIA”
.
La calunnia è un venticello,
un'auretta assai gentile
che insensibile, sottile,
leggermente, dolcemente
incomincia,
incomincia a sussurrar
Piano piano, terra terra,
sottovoce, sibilando,
va scorrendo, va scorrendo
va ronzando, va ronzando;
nell'orecchie della gente
s'introduce,
s'introduce destramente,
e le teste ed i cervelli,
e le teste ed i cervelli fa stordire,
fa stordire e fa gonfiar.
Dalla bocca fuori uscendo
lo schiamazzo va crescendo
prende forza a poco a poco,
vola già di loco in loco;
sembra il tuono, la tempesta
che nel sen della foresta
va fischiando,
brontolando, e ti fa d'orror gelar.
Alla fin trabocca e scoppia,
si propaga, si raddoppia
e produce un'esplosione
come un colpo di cannone,
come un colpo di cannone.
Un tremuoto, un temporale,
Un tumulto generale
che fa l'aria rimbombar!
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.

AHORA EN CASTELLANO:
 .
La calumnia es un vientecillo,
es una brisita asaz gentil,
que insensible, sutil,
con ligereza, suavemente,
comienza,
empieza a murmurar.
Queda, a ras de suelo,
en voz baja, sibilante,
va corriendo, va zumbando,
va corriendo, va zumbando;
y en oídos de la gente
se introduce,
se introduce hábilmente
y a las cabezas y cerebros,
y a las cabezas y cerebros
aturde, aturde e hincha.
Una vez fuera de la boca
el alboroto va creciendo,
adquiere fuerza poco a poco
y vuela de un lugar a otro;
semeja un trueno, una tempestad
que en medio de los bosques
va silbando
y atronando y de horror, helará.
Al fin se desborda, explota y estalla,
se propaga, se redobla
y produce una explosión,
como un disparo de cañón,
como un disparo de cañón.
Un terremoto, un temporal,
que hace temblar el aire.
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.

Me ofrezco a compartirles la música, si gustan…


Es importante silenciar los defectos de los demás. En algunos ambientes el chismorreo es la comidilla de todos los días. Esta es la influencia que recibimos diariamente gracias a las “RACIONALIZACIONES DE HOY, DONDE TODO SE VALE, DONDE EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS” y a ciertas moralinas televisivas que únicamente buscan ventilar las intimidades de los otros. El hombre que domina su lengua es un hombre perfecto.

Y hemos aprendido, muy duramente, que “la lengua, aun siendo un miembro muy pequeño, puede ser fuego que incendie el ambiente o un veneno mortífero (…) no podemos con la misma boca bendecir a Dios y maldecir a los hombres.” (cf. Santiago III,1-12).

Si un día se quemó la cena o no estuvo a tiempo, podemos silenciar este defecto y agradecer a la persona que la preparó. Si mi hermano reprobó 2 materias en el colegio, no tengo por qué irlo pregonando a todo el mundo, más bien podría comentar las materias en las que le ha ido bien, y para las que tiene aptitud, si mi compañero de trabajo no tiene buen carácter, puedo en cambio ensalzar su capacidad y dedicación. Y si no tengo nada bueno que decir, lo mejor es callar. Silenciar los errores no significa hacerse de la “vista gorda”, más bien estipula que se comente algo sólo con quien puede poner solución al problema. No significa aprobar los errores y defectos: se busca más bien combatir el error, pero al mismo tiempo conservar la buena fama de quien lo comete.

Bueno, ustedes me dan la ocasión de escribirles, y de darme placer con estos temas; y como se trata de placer, hoy he aludido a uno de los míos, la ópera; quiero pasar a otro, para que mi pecado sea completo, los latinajos…

“pone Domine custodem ori meo serva paupertatem labiorum meorum”
Cf. Salmo CXL,3.

Que quiere decir: “Pon un custodio a mi boca, Señor; un centinela a la puerta de mis labios”.

Fuente: juanvaldescesar
______________________________________________________________________________________

PECADOS DE LA LENGUA:


"La lengua pacífica es árbol de vida.." Prov XV, 4


CALUMNIA: Acusación hecha a sabiendas de que es falsa. La calumnia es mentir sobre otra persona. Quien ha calumniado debe retractarse y hacer reparación del daño hecho, en cuanto sea posible. La lengua es un arma poderosa. La calumnia usa ese poder para hacer gran daño.

DIFAMACION (Latín: diffamāre): Desacreditar a alguien divulgando algo contra su buena opinión y fama. El difamador puede utilizar una información verdadera o una falsa, o una combinación de ambas. Si es falsa es calumnia. Pero aunque sea verdad lo que dice, el difamador comete pecado porque le quita a una persona su derecho del buen nombre. En este caso, la materia será grave si el daño es significativo. No confundir la difamación con la justa denuncia de un mal cierto con el fin de defender al inocente del agresor o de buscar justamente que un mal no perjudique. Hay que examinar la intención y la finalidad.

CHISME: Comentario (verdadero o falso) que presenta a una persona o grupo en forma negativa. El chisme es pecado aunque lo que se divulgue sea cierto, pues no es correcto divulgar sin necesidad los defectos reales del prójimo. Es pecado contra la caridad. Será de mayor gravedad si se emplea la calumnia. Como ya señalamos, en este caso obliga la reparación de la mentira divulgada.

OTROS PECADOS: Existen otros pecados derivados de la lengua, como el escandalizar al prójimo (escándalo = llevarlo a pecar) por medio de conversaciones deshonestas, dando malos consejos, exhortando a alguien a obrar mal, escribiendo -la escritura es una extensión de la lengua- cosas malas; o bien, blasfemando, maldiciendo, injuriando, ofendiendo, etc.

Antes de hablar de otro piensa si te gustaría que hablen así de ti. No hables mal de alguien que no está presente para defenderse.
_____________________________________________________________________________________

19 comentarios:

  1. La benedicencia es un apostolado. Vencer el mal con el bien. La benedicencia es una forma de apostolado que todos podemos realizar, es un modo concreto de pasar por el mundo, como Jesucristo, «haciendo el bien» (Hch 10, 38) y de edificar y servir a la Iglesia.

    La benedicencia también es contraria al juicio temerario, que admite como verdadero, sin tener motivos suficientes, un defecto moral del prójimo. Los juicios temerarios nos llevan a la sospecha y al alejamiento del prójimo. Es la triste realidad de quien llega a “encasillar” o a catalogar a una persona, viendo más allá de sus actos e interpretando negativamente sus intenciones. Siembra duda, guarda silencios ante la buena fama del hermano, genera inquietud y malestar, roba la paz. Muchas veces juzgamos al prójimo atribuyéndole nuestros propios defectos. Sin embargo, el corazón bondadoso busca pensar bien, justificar, perdonar, comprender... y cuando los defectos del prójimo son evidentes, explicarse las causas y no pregonar sus fallas por todos lados. El hombre de Dios tiene presente sus propios defectos, no para juzgar al prójimo, sino para vivir con humildad y siendo apóstoles de lo bueno. No somos nadie para juzgar la conciencia íntima del prójimo. Sólo Dios es el juez. Y, bien sabemos, esto produce paz en el alma. ¡Qué don tan grande es la paz! «Busca la paz, corre tras ella» (Sal 34, 15). Pues bien, un medio muy bueno para conseguir este regalo que Dios nos da, en la paz, es fijarnos en todo lo bueno, tanto en pensamientos como en palabras.

    La benedicencia, no implica ni supone desconocer los errores objetivos del prójimo. Podemos y debemos legítimamente cuidarnos de los peligros que puedan acarrearnos los defectos y vicios ajenos. Esta cualidad va más en el sentido de comprender las causas, que en el de necesariamente justificar lo que -a veces- no lo llega a ser. Y de distinguir lo que sí lo es y que muchas veces no lo justificamos.

    En realidad es una virtud que -como todas- exige una conquista personal. No se da normalmente de modo espontáneo y natural. Tiene en su origen otro hábito aún más profundo: el pensar bien de nuestro prójimo, estimarlo sinceramente en lo más íntimo de nuestro corazón y en explicarse sus defectos. Esto implica vigilar sobre nuestros pensamientos, combatiendo muy principalmente los prejuicios, fuente de frecuentes y persistentes disensiones, cultivando con esmero la bondad, la comprensión, la afabilidad y la cortesía y, por encima de todo, siendo leales, justos y sinceros en sentimientos y palabras unos para con otros. Cristo supo esperar y comprender a los demás. Cristo, encontrando muchos pecadores, los acogió con corazón bondadoso y no justiciero. No difundió los errores de los pecadores, sino que los acogió con un corazón lleno de comprensión y bondad. ¡Qué conversiones logró con un poco de comprensión!

    ResponderEliminar
  2. Realmente este post me viene "como anillo al dedo".

    Hace unos días a una amiga le dolió un comentario que le hice sobre su "marido" (en realidad están juntados desde hace años porque él es divorciado y ella soltera). Yo siempre consideré que ella se merecía "algo mejor", porque así va directo a condenarse y no lo quisiera para nadie, pero menos por ella a quien quiero tanto. Esto no se lo puedo decir, porque no lo cree, ella no acepta ciertas cosas de la Iglesia, y se alejó bastante. Porque muchos "católicos" esperan escuchar lo que quieren escuchar (me pasó en un determinado momento a mí) y si no escuchan eso, se van de la Iglesia. Mi amiga quisiera comulgar (aunque creo que lo hace) a pesar de vivir en pecado, para ella no es pecado.

    Ella está a "medias" con la religión porque se confiesa, creo que comulga, pero sigue viviendo con este hombre (como ya mencioné). Yo tampoco la puedo guiar mucho, "un ciego no puede guiar a otro", porque en algunas cosas estoy "a medias" también, porque sigo un proceso de conversión muy importante junto a mi marido desde hace años, no puede uno hacer en un día lo que no hizo en años que vivió alejado de la Palabra de Dios.

    El tema es que su "marido" es buena persona, eso no lo dudo, pero algo grosero en gestos y palabras: si ella lo soporta me parece bien porque es una opción personal, pero conmigo se fue de boca un par de veces (no con malas palabras, ni con insinuaciones, sino con groserías de doble intención que nadie le dio cabida porque en ese sentido soy muy respetuosa y mucho más si no tengo confianza con la gente). Vengo de una crianza "antigua" podría decirse, y me inculcaron muchos valores, pero es duro mantenerlos en el mundo actual, cuando la gente los perdió y a una la miran como "tonta", no me duele que me miren como tonta o rara o "puritana", sino que a veces no sé cómo ayudar a esa gente que no quiere oír más nada de Dios, que no creé, que no cree en la Virgen como tal, etc.

    Desde que aprendí que es pecado decir chistes de doble sentido, bromas, ya dejé de hacerlo o lo trato, salvo que alguien las esté diciendo y justo las escucho. A veces las escucho por no quedar como grosera, aunque ni bien puedo pido perdón directamente a Dios, lo más pronto posible por eso o aquello.

    Mi pregunta es: ¿si es pecado que le haya dicho lo que le dije, pensando que quizás podría tomarlo a mal, pero no con la intensión de hacerla doler? Eso, estaba muy lejos de lo que quería, y ya le pedí disculpas si fui directa y espontánea con mi comentario. Pero, lamentablemente, sigo pensando lo mismo de él, y precisamente para evitarme malos momentos o desagradables, con él es un" hola y chau" no entablemos conversaciones, y con ella salimos o nos juntamos a charlar solas o en casa, pero sin su marido.

    ResponderEliminar
  3. (CONTINUA DE MI OTRO MENSAJE)

    Quisiera aclarar que lo que le dije a mi amiga, fue porque ella estaba en mi casa y él vino a buscarla, y como venían discutiendo, ella me contó algo y él se enojó (a pesar de que le dijo una pequeña mentirita diciéndole que no me había contado todo), me saludó y se fue dejándola con la palabra en la boca. Quizás reaccioné por impulso, pero a veces, simplemente no sé como contar hasta diez y no decir ciertas cosas. En realidad, mi intención era ayudar a mi amiga, porque a pesar de lo que puede ser ella o lo que fue en su pasado, creo que está sufriendo y mucho, y además creo que "Dios no le da la bendición a esa unión y no progresan en nada, van a los saltos en la vida". Muchas personas en su familia, no quieren a este hombre para ella, ¿acaso todos estamos equivocados? ¡Dios nos perdone si es así!

    Podrían decirme si todo lo que hice fue pecado, si mi reacción fue equívoca? Me está costando mucho relacionarme con las personas, porque noto que nadie quiera cambiar, entonces no sé si es pecado seguir viéndolas, pero tampoco puedo perder a todos mis afectos, no creo que Dios quiera eso. Dejé muchas personas de ver en el camino de mi vida, algunas porque me lastimaron (las perdoné pero prefiero que estén lejos para no impedirme mi crecimiento espiritual), a otras porque sabía que si las seguía iba directo a pecar (durante la secundaria): "mis valores eran antiguos". No voy a decir que no pequé, porque sí lo hice!! Pero siempre, a pesar de todo, tuve a Dios en mi mente y me cuestionaba si estaba bien hacer esto o aquello, pero por lo visto me sigo equivocando en menor o mayor medida.

    ¿Es pecado también escuchar a mi amiga o a cualquier persona contarme cosas que no debiera escuchar? No sé cómo hacer en esos casos, porque siento que TODO es pecado y quizás no sea de esa forma.

    Saludos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hemos comprendido bien, no nos parece que haya pecado por darle su opinión. Y sí sería conveniente que le dijese que no puede comulgar si vive con un divorciado ni confesarse si no hay propósito de enmienda. Le damos cuatro temas básicos que puede leerlos y argumentar en base a ellos o bien, si es posible, mejor imprimirlos y dárselos a su amiga. Estas son las direcciones:

      http://www.catolicidad.com/2009/05/comulgar-sin-confesarse.html

      http://www.catolicidad.com/2009/06/rehacer-tu-vida.html

      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      http://www.catolicidad.com/2014/02/las-malas-confesiones-arrastran-muchas.html

      En cuanto a su última pregunta es demasiado general para poderle contestar, pero ¿por qué claramente no dice usted que tal tema inconveniente no le gusta que le sea platicado?. No siempre es posible todo el tiempo y con todo mundo, pero cuando hay ya confianza con una amistad creemos que sí se puede. Con los demás, basta que no muestre aprobación ni se deleite con lo que dicen. Y si es muy serio el asunto, poner cara seria o mejor salirse o pretextar ir al baño, etc. La falta es evidente cuando hay aprobación o complacencia al escuchar algo inconveniente. Y si se puede decir algo en contra...¿por qué temer el que dirán? Ahora, también es importante considerar el grado de inconveniencia en cada caso. No en todos obliga a reaccionar con la misma firmeza.

      Por último, no es necesario terminar con todas las amistades que no piensen conforme a nuestra fe, pero sí con quienes REALMENTE nos influyan de manera seria y desfavorablemente para cumplir con los preceptos que Dios nos ha establecido y nos conduzcan al pecado. Dice Cristo en Mt 18, 9: Y si tu ojo te es ocasión de pecar, arráncatelo y échalo de ti. Te es mejor entrar en la vida con un solo ojo, que teniendo dos ojos, ser echado en el infierno.
      Esto significa que apartemos de nuestra vida aquello o aquellos que son ocasión constante de pecar. Pero cuidado, no hay que caer en el escrúpulo tampoco y ver pecado donde no lo haya.


      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      P.D. Lea también sobre el tema de los escrúpulos y analice si no está cayendo en ellos. Éste es el post: http://www.catolicidad.com/2012/01/los-escrupulos-un-tormento-moral.html

      Eliminar
    2. Hola, muchas gracias por la respuesta. Leeré e imprimiré todo lo que me indicaron, para ver si puedo hacer que ella quiera o se interese en leerlo.

      Cuando me refería a las charlas, mayormente son de índole sexual, esas me incomodaron siempre. Lamentablemente, hoy en día es común escucharlas en todos lados. Por ejemplo, mi amiga me comentaba de una historia que tuvo con un bailarín y nunca le dije que estaba mal, no recuerdo haber asentido, pero tampoco me mostré en contra.

      Y con respecto a la cita de Mateo, creo que hice lo correcto con mis amigas de la adolescencia. Conocía esa cita, pero siempre la tomé que lo que había que apartar de uno eran cosas y no personas. En esos momentos teníamos una amiga que en cualquier lado adonde íbamos, se la pasaba diciendo groserías y refiriéndose de forma grosera a ciertas partes del cuerpo. Y la gota que rebalsó el vaso (al menos para mí), fue en un restaurant, una noche que fuimos varias amigas a cenar y a viva voz las decía y se reía de esas groserías. Yo sentí vergüenza ajena, pero más vergüenza me daba que las personas que estaban en las mesas aledañas nos miraran a todas por igual y pensaran que todas éramos iguales a ellas. Quizás no éramos mucho mejor, pero en ese aspecto, no hacíamos esas cosas. Muchas veces lo hablamos con ella, pero no le importaba. Suponíamos que su "desesperación" por tener a alguien al lado y debutar, era lo que más estaba buscando, o esa era la imagen que daba. Sentíamos mucha pena por ella, porque cambió muchísimo para mal.

      Por supuesto que éstas actitudes alejaban a los chicos decentes y atraían a los morbosos, y no era algo que yo quería para mí, ya que siempre fui de pensar que es mejor estar sola que mal acompañada.

      Otras conversaciones que me incomodan son las que se tratan temas de homosexualidad y aborto. En un determinado momento, pensaba que eran elecciones personales y las respetaba (en relación a la homosexualidad) hasta que comprendí el sentido de "aberración". Con el aborto nunca estuve de acuerdo, eso es asesinato, se lo mire por donde se lo mire!!! En este tema siempre fui muy puntual con mis formas de pensar, siempre pro-vida por supuesto. Soy de pensar que si uno es capaz de tener relaciones, es capaz de hacerse cargo de las consecuencias, y hay que asumirlas o pensar bien, pero un bebé es un bebé desde la misma concepción y no se puede matar. Pero sí estaba a favor de algunos métodos anticonceptivos no invasivos, pero no sabía que eran abortivos del todo (pequé de pura ignorancia).

      Por ejemplo con mi amiga, que es fanática de Freddie Mercury, y además tuvo amigos gays, es imposible hablar en contra de las uniones homosexuales, porque opina que volvimos a la "Alemania Nazi" y nos toma como si todos fuésemos Hittler. Por eso, a veces no sé si con mi silencio hago bien o mal, es que creo que me evito hacerme malasangre y discusiones que nos nos llevan a ningún lado. Lo que hago es rezar mucho por ella, para que cambie su forma de pensar, así como por la gracia de Dios Padre, cambió la mía en muchas cosas que creía que estaban bien, pero no a los ojos de Él.

      Gracias por su ayuda en su respuesta, les pido oraciones por ella para que sepa discernir.

      Eliminar
    3. Por supuesto, cuente con ellas.

      Eliminar
    4. Hablar mal del prójimo es difamación?

      Eliminar
  4. Hola, que me dice de algo así??
    En una conversación decir que Diego Brancatelli (un ultrakirchnerista) debe tener algún tipo de dificultad ideológica (estuve a punto de decir) ¿es difamarlo o calumniarlo o una falta de virtud de la prudencia?.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo, ese tipo de dudas de hechos habituales muy específicos y personales, deben consultarse en el confesionario y no públicamente, pues no se trata de asuntos extremadamente graves que le estén generando una problemática seria a usted o sean de interés general para otros lectores. Con gusto respondemos -en la medida de lo posible- las dudas graves en asuntos delicados de la vida personal o aconsejaremos con quién acudir. O cuando hay dudas serias sobre qué puede hacerse en una situación personal importante. No podemos convertir este foro en un confesionario de faltas comunes muy específicas y personales, y/o dudas fáciles de consultar con su confesor. No debemos suplir el papel de éste. Además, si usted no dijo nada, ¿cuál es el problema? Estamos seguros que comprenderá esto y le agradecemos, de cualquier forma, su confianza. Le enviamos un fuerte abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  5. ES QUE ESO LO DIJE YO. ESTUVE A PUNTO DE DECIR ``DEBE DE TENER ALGUN TIPO DE DIFICULTAD MENTAL´´, PERO DIJE ``IDEOLÓGICA´´ EN VEZ DE ``MENTAL´´. SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenga por seguro que eso no es difamación, la usurpadora kirchnerista firmó un pacto con los de la escuela de Frankfort para deformar la educación en Arg. Toda esa gente del gobierno en mayor o menor grado son promotores del marxismo, ni hablar de los de la cámpora que son algo asi como la nomenklatura del soviet, están imponiendo sus detritus en la cultura Argentina. Si tiene dudas mire estos blogs.


      NUEVO IMPULSO A LA LEY NACIONAL ANTIDISCRIMINATORIA




      http://www.notivida.com.ar/

      Seguinos en facebook
      NOTIVIDA, Año XV, Nº 967, 25 de abril de 2015
      Cámara de Diputados de la Nación

      ARRASARON EN LA CIUDAD VAN POR LA NACIÓN
      Tras la sanción unánime de la Ley Antidiscriminatoria en la Legislatura porteña, el lobby gay logró darle nuevo impulso al proyecto nacional. Incluiría la no discriminación por “género”, “identidad de género y/o su expresión” y “orientación sexual”. Se modificaría el Código Penal para sancionar a cualquiera que defienda el orden natural.


      y este:

      http://www.catapulta.com.ar/

      http://www.catapulta.com.ar/archivos/14757

      Eliminar
    2. Pero hablar mal del prójimo es lo mismo que decir difamación???

      Eliminar
  6. Hola Catolicidad, no tendría que ser grave ésto..pero le comento:
    Me encontré con una conocida del ámbito mío y me preguntó si tal amigo mío sigue en un partido político..le dije que sí y que la política le lavó la cabeza.
    Es decir, ésto en cierta circunstancia puede ser grave??. Qué me dice?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es grave, pero estas preguntas comunes es mejor hacerlas al confesor.

      Eliminar
  7. TIENE ALGO QUE VER CON LA DIFAMACIÓN O LA SIEMBRA DE DISCORDIA EL HECHO DE COMPARTIR CON OTROS LA NOTICIA DE QUE EL VICEPRESIDENTE DE UNA ENTIDAD JUDIA Y SIONISTA SERÁ CANDIDATO EN UN PARTIDO POLITICO??? ES DECIR, ES INDIGNANTE COMO LOS JUDIOS ESTÁN POR DOQUIER EN LA POLÍTICA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de cualquier tipo de criterio político, el comentar algo del dominio público (como el hecho de ser candidato), no nos parece que esto sea difamación.

      Eliminar
  8. Hola...En difamación: "la materia será grave si el daño es significativo"..¿a qué se refiere?
    Es decir...hablar con alguien y contarle que en tal institución a los alumnos no les importa nada, no puede ser grave; pero hablar mal de alguien en la TV, si.

    ResponderEliminar
  9. Teramus: Ese tipo de consultas (de hechos muy particulares) deben hacerse con el director espiritual o con el confesor. No son del interés general. Y es difícil responder sin un diálogo personal previo.
    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar