viernes, 10 de diciembre de 2010

GUARDAOS DE LOS LOBOS DISFRAZADOS DE OVEJAS, NOS ADVIERTE CRISTO


Fue Dios mismo, Nuestro Señor Jesucristo, quien nos advirtió en el 'Sermón de la Montaña': "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestiduras de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces" (Mat. 7:15).

Estas palabras han hecho eco a través de los siglos, y para nosotros los católicos siguen hoy día vigentes, y mas que nunca necesitamos de esta advertencia. ¿Por qué debería motivarnos a prestar atención a esta advertencia con cuidado en nuestra vida diaria? Porque la pureza e integridad de la Fe es asunto serio. La Fe de una persona puede fácilmente ser corrompida.

Así, el Catecismo Baltimore declara:

"Una persona que niega aunque sea un artículo de nuestra fe no podría ser católico/a, porque la verdad es una y debemos aceptarla completamente o nada". Esto meramente repite las enseñanzas de Nuestro Señor como fuera escrito por el apóstol Santiago en la Biblia: "Porque quien observe toda la Ley, pero quebranta un solo precepto, viene a ser reo de todos los demás". (Santiago 2:10)

Santo Tomás Aquino señala: "Rechazar un precepto de fe enseñado por la Iglesia es suficiente para destruir la fe, así como un pecado mortal es suficiente para destruir la caridad...".

El papa León XIII, en su encíclica "Satis Cognitum", lo explica así: "Nada es más peligroso que los herejes quienes, aún conservando el resto de las enseñanzas intactas, corrompen con una sola palabra, como una gota de veneno, la pureza y simplicidad de la fe que hemos recibido a través de la tradición, de Dios y de los Apóstoles". No solamente debería considerarse la advertencia de Nuestro Señor porque la fe puede FÁCILMENTE corromperse, sino que deberíamos encontrar motivación en el hecho de que el peligro es mas latente hoy día que lo que fuera al comienzo del siglo pasado, cuando el Santo Papa Pio X sintió la necesidad de escribir:

"Los fabricadores de errores tienen que ser vistos no sólo entre los enemigos abiertos de la Iglesia; sino....en su propio seno, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados"..."La Iglesia no tiene más grandes enemigos, pues ellos ponen en acción sus artimañas para deshacerla, no desde afuera, sino desde adentro. Por ende, el peligro está presente casi en las mismas venas y en el corazón de la Iglesia, tales heridas son más certeras por el hecho de que el fundamento de ellas es mas íntimo". "Ellas acogen profesorados en los seminarios y en las universidades, y gradualmente hace de ellos puntos de pestilencia".

Ciertamente no esperamos encontrar hombres vestidos con piel de oveja. No. Lo que se nos dice "guardaos" de lo que aparentemente es agradable al oído, de lo que parece"positivo" o "beneficioso" a primera vista. Pero detrás de ello hay un astuto error que destruye la Fe. El modo en que fue hecho al final del siglo XX era diciendo que la "doctrina evoluciona", o que "la verdad evoluciona con el hombre". Hoy sin embargo, siendo que evolución no es generalmente mirada favorablemente por los católicos, dirán en cambio que te debes dar cuenta que hay "desarrollo doctrinal", esta es la "vestidura de piel de oveja" de la cual Nuestro Señor habla.

Qué mejor modo de lograr que las falsas doctrinas sean aceptadas por los fieles que el pretender que sólo la doctrina "parece diferente" porque son las verdades viejas las cuales se han dizque "desarrollado" y "progresado" (o dizque "avanzado"). Este es uno de los métodos más insidiosos y traicioneros de corromper la fe de un católico. La palabra "desarrollo" suena beneficiosa o muy "teológica" al oído, y puede muy bien pillar a la gente desprevenida. Es un término muy general que tiene mas de un significado: guardaos de palabras ambiguas. El término debe ser propiamente entendido.

Cuando un roble crece, madura y se desarrolla -como todo en naturaleza-, el roble tiene en perfección lo que la bellota tiene en germen. La bellota no crece para ser un manzano después. Cuando se trata de las verdades sobrenaturales de Revelación Divina vemos que esto es verdad. La Iglesia no puede condenar algo como pecado o error para más tarde decir que es una virtud o es la verdad.

Miremos a un niño que vivió generaciones atrás, digamos, Michael Ghislieri. A los diez años de edad aprendió su catecismo, más tarde recibe los sacramentos y profesa su Fe. Él es un Católico puro y simple, y conoce las verdades de su fe. Al madurar, también lo hace su fe y el entendimiento de las verdades, las cuales él siempre sabe que son verdad. Mas tarde estudia filosofía y teología y llega a ser un teólogo. Él es tan católico como lo fuera cuando tenía 10 años, pero ahora en vez de simplemente CONOCER las verdades, él sabe los PORQUÉS y los CÓMOS de estas verdades. El ha obtenido un MEJOR entendimiento al crecer. Esto es nada menos que un "desarrollo de la doctrina" en su VERDADERO SENTIDO. A los diez años él era Católico con un BUEN entendimiento de las Verdades de la Fe. Como un teólogo maduro, él cree y profesa la MISMA doctrina con los MISMOS SIGNIFICADOS pero con un entendimiento MEJOR. (Tenemos que Michael Ghislieri llegó a ser papa: San Pío V.)

Nuestro Señor entregó las Verdades de la Fe a la Iglesia. La Iglesia enseña que el Apocalipsis terminó al morir el último Apóstol, cerrándose así el depósito de la Revelación. Este "Depósito de Fe" ha sido preservado y enseñado infaliblemente desde los comienzos. Cuando la Iglesia era joven, los cristianos tenían un BUEN entendimiento de la Fe. Al crecer la Iglesia, desarrollamos un entendimiento MEJOR de lo que contenía el depósito sagrado. Un Católico en el año 94 D.C. es tan católico como un teólogo fiel a la doctrina católica del siglo 21, creyendo las mismas doctrinas, esto es: nada contradictorio. La Verdad es inmutable. Lo que una vez fuera condenado por la Iglesia en el pasado no puede ser más tarde aprobado en principio, ni lo que una vez fuera declarado como verdad y como bueno puede más tarde ser falso o pecaminoso. Un verdadero desarrollo de doctrina "aumenta" el entendimiento de los puntos y su relación a las verdades. Nunca un MEJOR entendimiento puede significar que lo entendido previamente era defectuoso. Fue entendido en menor escala, pero NO era un error, o algo contrario. Un teólogo cree las mismas verdades que el niño de colegio católico, solamente que ahora las conoce mejor y en detalle. Este conocimiento no puede ser contrario a lo que el estudiante conoce.

Así, vemos como Nuestro Señor nos advierte de los hombres que buscarían corromper nuestra Fe. Estos hombres -hoy día- usan a menudo las vestiduras de piel de oveja del "desarrollo doctrinal" para engañar incautos católicos y hacerlos creer doctrinas diferentes que las que fueron previamente enseñadas por la Iglesia. La vestidura de piel de oveja -la cual es tan insidiosa y traicionera- es la de "posición eclesiástica". La Iglesia ha tenido que lidiar con tales herejes en el pasado y ha lidiado con ellos severamente. Herejes que han ocupado altos cargos en la Iglesia pueden fácilmente engañar al católico común simplemente por estar en un puesto de dignidad (como vimos en las citas anteriores del papa San Pío X). La historia muestra que esto ha causado estragos en la Iglesia. El Obispo Arrio es un buen ejemplo. La herejía arriana fue la causante de que cerca del 80% del clero en el este, abandonaran la Fe católica. Muchos siguieron dicha herejía, no porque ellos la entendieran, sino porque simplemente siguieron al clero que la enseñaba.

San Pablo parecía advertirnos de las diferentes doctrinas cuando vienen de una fuente de cargos especiales o de dignidad: "...algunos os turban y pretenden pervertir el Evangelio de Cristo. Pero aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciase otro evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema. Os lo he dicho antes: Si alguno os predica otro evangelio distinto del que habéis recibido, sea anatema" (Gal. 1:7-9). San Pablo nos da un principio para recordar: "Manteneos pues hermanos, firmes y guardad las enseñanzas que recibisteis, ya de palabra, ya por nuestra carta" (2 Tes. 2:15). La verdad inmutable se encuentra en la tradición. Mucha gente reconoce hoy las herejías que están infectando la Iglesia y que nos llaman a prestar atención a las palabras de San Pablo.

Por otra parte, el voto solemne tomado ante Dios e impuesto sobre todos los sacerdotes -desde 1910 a 1968- es muy claro en el significado de la verdad inmutable: "Yo acepto sinceramente la doctrina de la fe transmitida desde los apóstoles a través de los padres ortodoxos, siempre en el mismo sentido e interpretación, incluso a nosotros, y así descarto la invención hereje de la evolución de dogmas, pasando de un significado a otro, diferente del que la Iglesia tenía primero;....la verdad absoluta e inmutable predicada por los apóstoles desde el comienzo nunca puede ser creída de otra manera, entendida de otra manera.....Así prometo, juro, y que Dios...etc.".

Todo esto lo reafirma dogmáticamente la Iglesia Católica: "Si alguien dijera: puede pasar que las doctrinas implementadas por la Iglesia, algunas veces, como el conocimiento avanza, que un significado deberá ser diferente de lo que la Iglesia ha entendido y entiende, SEA ANATEMA". Concilio Vaticano I (1870).

La Verdad es inmutable pues proviene de Dios y Dios es siempre el mismo: ayer, hoy y eternamente. Cuidaos de quienes digan lo contrario: Son los falsos profetas con piel de oveja, de los que Cristo mismo nos previene. En realidad son lobos rapaces que buscan tu perdición y destruir tu Fe.


Leer también (haz click): LA NORMA ES ADHERIRSE A LA ANTIGÜEDAD: SAN VICENTE DE LERINS, DOCTOR DE LA IGLESIA
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada