domingo, 11 de septiembre de 2011

INSTRUMENTOS APTOS Y PROHIBIDOS PARA LA LITURGIA

Aun cuando la música eclesiástica es exclusivamente vocal, permítese en ella el uso del órgano y, en algún caso particular y con la debida licencia del Ordinario, también el de otros instrumentos (Motu propio de San Pío X, números 9 y 15).



Estos otros instrumentos que pueden usarse, además del órgano, con previa y expresa licencia del Ordinario, son: violines, violas, violoncelos, contrabajos, flautas, clarinetes, fagots y bandas de música con personal selecto y número de instrumentos proporcionados al local (instrumentos de aire, que acompañen con música escrita en estilo grave, conveniente y en todo parecida a la del órgano) (Motu propio de San Pío X, números 20 y 21).



En cambio, son instrumentos prohibidos para siempre y por doquier, y no pueden ser permitidos: el piano, todos los instrumentos fragorosos (ruidosos, estridentes): tambor, chinesco, panderetas, platillos, etcétera, y todos los ligeros: arpa, guitarra, bandurria, mandolina, acordeón, etcétera (Motu propio de San Pío X números 9 y 11), sin exceptuar el gramófono y el fonógrafo (Decr. 11 febrero de 1920).


Instrumentos prohibidos en la liturgia.
Fuente
_________________________________________________________________________________

28 comentarios:

  1. Mil gracias por el excelente post!. Soy músico y soy nuevo en ésto, a veces los ánimos y las ganas de hacer bien las cosas, se contraponen contra lo la iglesia, como Madre nos enseña. Lo voy a tener en cuenta en adelante en mi servicio.

    Gracias Nuevamente

    ResponderEliminar
  2. Estimado Saúl: Te felicito por tu comentario, ojalá hubiera muchos músicos católicos como tú.

    ResponderEliminar
  3. Interesante, pero si nos basamos en esto, dejamos de lado lo que nos dicen los documentos del Conclilio Vaticano II que son posteriores a los aqui citados.

    ResponderEliminar
  4. Los datos están tomados del siguiente sitio: http://musikliturgik.blogspot.com/2010/07/el-uso-de-los-instrumentos-musicales-en.html que está bien informado.

    Tanto San Pío X como el Vaticano II señalan que se pueden admitir otros instrumentos. El espíritu de las disposiciones deben mantener la hermenéutica de la continuidad ha dicho Benedicto XVI. El post señala a los que se refería ese Papa (San Pío X). El Vaticano II también hace énfasis -en la Constitución sobre la Sagrada Liturgia ver 120- que debe ser con el consentimiento de la autoridad territorial (no lo que se le ocurra a cada padrecito innovador) "siempre que SEAN APTOS o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan A LA DIGNIDAD DEL TEMPLO y contribuyan realmente a la EDIFICACIÓN de los fieles". Ahí mismo se señala: "Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas, y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales". En ninguna parte se autorizan las misas con rock o instrumentos estridente ni tantos abusos similares que hoy se estilan.

    Un abrazo en Cristo

    Atentamente:
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  5. Un escrito interesante que acabamos de hallar en el mismo sitio:

    La guitarra en la liturgia

    Para entrar en el tema del uso de los instrumentos en la liturgia, y en particular de la guitarra, no estaría de más recordar, como enseña el Card. Ratzinger (hoy Benedicto XVI), que «la liturgia cristiana se define por su relación con el Logos» (seguimos libremente, J. Ratzinger, El espíritu de la liturgia. Una introducción, ed. Cristiandad, Madrid 2001, 171-179). Esto, en un triple sentido:

    1) En la música litúrgica, basada en la fe bíblica, hay una «clara primacía de la palabra». De aquí se sigue «el predominio del canto sobre la música instrumental (que de ningún modo ha de ser excluida)».

    2) El canto logra superar las palabras, que muchas veces no alcanzan para expresar la inefabilidad del misterio, pero no supera la Palabra (el Logos), por lo que se hace necesaria la música. Ahora bien, «la liturgia cristiana no está abierta a cualquier tipo de música». Una música que «arrastra al hombre a la ebriedad de los sentidos, pisotea la racionalidad y somete el espíritu a los sentidos», no eleva al hombre. Por eso la música litúrgica debe ser tal que, superando la sensualidad, eleve el corazón (sursum corda, “levantemos el corazón”).

    3) «La música humana es tanto más bella cuanto más se adapte a las leyes musicales del universo». La liturgia debe ser abierta al canto de los ángeles «que rodean a Dios e iluminan el universo»...

    Pues bien, sobre estos principios, reformulamos la pregunta: ¿puede utilizarse la guitarra en la liturgia?. Creemos que no puede excluirse de plano, sino que su aceptación dependerá del tipo de música que se sirva de ella, y de su modo de ejecución.

    En la música litúrgica judía, se utilizaban instrumentos de cuerda para «acompañar» (y subrayamos este verbo, «acompañar») el canto de los salmos. De hecho, «psalterio», viene del griego, «psallein» (traducción del hebreo «zamir»), que significa «pulsar» (una cuerda) o «puntear», y salmodiar es cantar con acompañamiento de una cítara o un arpa, o un instrumento afín. De aquí se puede colegir la exclusión de la guitarra «rasgueada», que privilegia el ritmo, y se pone sobre la palabra y al nivel de los sentidos. En efecto, la guitarra así tocada, resuena en el corazón, pero no lo eleva.

    Los Papas siempre se han preocupado de corregir los abusos en materia de música litúrgica, sobre todo para que la liturgia no se confunda con una teatralización de tipo operístico. Así, por ejemplo, Benedicto XIV, en la Encíclica Annus Qui, del año 1749, delimitó el uso de los instrumentos musicales, admitiendo: «... el órgano, también violones, violoncelos, fagotes, violas y violines» y excluyendo «los timbales, los coros de caza, las trompetas, los oboes, las flautas, los flautines, los salterios modernos, las mandolinas e instrumentos similares, que sólo sirven para hacer la música más teatral». Aquí se circunscriben las guitarras.

    Continúa abajo:

    ResponderEliminar
  6. Sin embargo, la preocupación estaba dirigida no tanto a ciertos instrumentos sino a aquellos que representaban este tipo de música: «De forma semejante, Pío X intentó, entonces, alejar la música operística de la liturgia, declarando el canto gregoriano y la gran polifonía de la época de la renovación católica (con Palestrina como figura simbólica destacada) como criterio de la música litúrgica. Así, la música litúrgica se ha de distinguir claramente de la música religiosa en general...» (J. Ratzinger, El espíritu de la liturgia..., 169).

    Si tenemos en cuenta el uso actual de la guitarra, esto es, para el folclore o canto popular, el canto melódico, incluso, el rock (con la guitarra eléctrica), no parece que sea un instrumento adecuado para la liturgia, pero si se toca con arte y punteando, de manera que sirva de acompañamiento, creemos que podría usarse, como pueden usarse la cítara y el arpa. El problema, de todos modos, estaría en ¿para qué tipo de música que sea apta para la liturgia, puede ser utilizada la guitarra como instrumento de acompañamiento?. ¿Y a qué textos velará con su sonido?.

    Tal vez su uso litúrgico, pues, se vea reducido al acompañamiento de los salmos en la liturgia de las horas, a modo de cítara o arpa. Esto no obsta a que se use este hermoso instrumento para otro tipo de cantos religiosos, pero extra-litúrgicos, así como por ejemplo, en algún tipo de reuniones y jornadas (fuera del templo).

    La Constitución sobre la Liturgia, Sacrosanctum Concilium, del Concilio Vaticano II, establece: «Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales.
    En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, a tenor del artículo 22, Par. 2, 37 y 40, siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles» (n. 120).

    Fuente: http://musikliturgik.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. "La renovación es siempre necesaria a la Iglesia, porque siempre necesaria es la conversión de sus miembros, ¡pobres pecadores! ¡Pero no existe, ni podría existir una Iglesia pre-Conciliar y una post-Conciliar! Si fuera así, la segunda –la nuestra– ¡sería histórica y teológicamente ilegítima!"

    Cardenal Piacenza, Prefecto de la Congregación para el Clero. En su reciente encuentro con los seminaristas en la ciudad de los Ángeles.

    ResponderEliminar
  8. Solo puedo decir, que mientras aprendo el porque de la prohibición de algunos instrumentos en la Iglesia, afuera de sus 4 paredes, las familia escuchan música sin sentido y que los aleja de Jesús.
    Me pregunto ¿Que música escucharía Jesús hoy?, porque asumo que esa prohibición fue del Papa de turno y contextualizada a la época en que vivía.
    Escribiendo este mensaje desde mi Modernisimo IPad.
    Atte.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (y) La música, creo es abierta , podemos esperar que los músicos no sean el centro d ela atención , pero y la evangelización? Los americanos, nos fregamos ya que tenemos que comprar instrumentos europeos ... Hay que adecuarnos también a los tiempos, sin perder la esencia principal de la liturgia.

      Eliminar
    2. No hay tal. No hay que importar instrumentos europeos necesariamente, pues independientemente de donde nacieron también se fabrican en nuestros países. Adecuarnos a los tiempos significa que puede haber nuevas creaciones pero dentro del mismo espíritu y genuino sentido religioso y litúrgico de acuerdo con la Tradición y las disposiciones de la Iglesia siempre fiel a sí misma.

      El verdadero progreso es un avance y no un retroceso a formas de música impropias para el culto de Dios.

      Eliminar
  9. Romanos 12:1-2 Así que, hermanos, yo les ruego, por las misericordias de Dios, que se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. ¡Así es como se debe adorar a Dios! 2 Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto

    ResponderEliminar
  10. DIOS LES BENDIGA, ENQ PARTE DE LA BIBLIA PROHIBE ALGUNOS INSTRUMENTOS MUSICALES, DIGANME EL TEXTO BIBLICO, SOLO EL TEXTO QUE DIGA LOS INSTRUMENTOS. GRACIAS. CRISTO VIENE PRONTO.

    OSCAR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quieras que todo, absolutamente todo, aparezca en la Biblia. Se trata de sabias normas de la Iglesia Católica que dicta -para establecer la dignidad litúrgica en la música sacra- con la autoridad que Cristo mismo le confirió.

      Eliminar
  11. A un lector anónimo que nos consulta:

    La sabiduría de la Iglesia con dos mil años de experiencia le permite distinguir aquella música y los instrumentos que mejor eleven el espíritu a Dios durante la liturgia. No se trata de las "buenas intenciones" de usted o cualquier otro, sino el de seguir esos lineamientos que la experiencia multisecular y la misma sabiduría de la Iglesia ofrecen.

    La música debe ser santa. Que nada admita —ni permita ni insinúe en las melodías con que es presentada— que sepa a profano. S.S. Pío XII explica que no debe tener ningún sabor profano, ni desdecir de la santidad del sitio o de la acción sagrada, ni nacer de un prurito vacío de buscar algo raro o maravilloso.

    Te recomendamos leer la CARTA ENCÍCLICA "MUSICAE SACRAE" de Pío XII:
    http://www.vatican.va/holy_father/pius_xii/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_25121955_musicae-sacrae_sp.html

    La Misa es la renovación incruenta del Sacrificio del Calvario. No es una "fiesta" entendiendo ese concepto de una manera mundana. Estamos ante el mismo sacrificio del Calvario. Asistimos a Misa para que nos sea aplicada la virtud salvadora del Sacrificio del Calvario.

    El Augusto Sacrificio del Altar no es; pues, una pura y simple conmemoración de la Pasión y Muerte de Jesucristo, sino que es un Sacrificio propio y verdadero, en el cual, inmolándose incruentamente el Sumo Sacerdote, hace lo que hizo una vez en la Cruz, ofreciéndose todo El al Padre, Víctima gratísima. «Una... y la misma, es la Víctima; lo mismo que ahora se ofrece por ministerio de los Sacerdotes, se ofreció entonces en la Cruz; sólo es distinto el modo de hacer el ofrecimiento.

    Son idénticos sus fines: Idénticos fines:

    a) Primer fin: Glorificación de Dios. b) Segundo fin: Acción de gracias a DIOS. c) Tercer fin: Expiación y propiciación. d) Cuarto fin: Impetración.

    Todo esto puedes estudiarlo aquí en esta dirección:
    http://www.catolicidad.com/2009/05/el-culto-eucaristico.html

    A Dios puedes glorificarlo fuera de la liturgia y del templo, de otras maneras como las que señalas. Pero dentro de liturgia y el templo, todo debe tener una expresión conforme y adecuada a lo que realmente se está celebrando,

    La Iglesia es sabia en sus disposiciones, lamentablemente hoy existen sacerdotes que desobedeciendo permiten tipos de música y hasta ritmos plenamente profanos. Lo mismo ha de decirse del tipo de instrumentación que no contribuya al fin de la liturgia. Debe excluirse cualquier sabor profano aunque la letra sea religiosa. Debe ir en concordancia y ayudar al espíritu a celebrar lo que realmente es la Misa. Ésta no es una pachanga en la que todos gritan, aplauden, bailan, tocan música profana, etc. La Misa es un verdadero y real Sacrificio, El mismo del Calvario. Está ahí Cristo realmente presente luego de la transubstanciación. No se trata de un show. El alma debe estra recogida y en comunión con lo que ahí se esta REALMENTE verificando.

    No se trata de juzgar a quienes con la mejor buena intención introducen instrumentos que desdicen del fin litúrgico, sino de educar a quienes realizan o ejecutan la música que debe ser realmente SACRA y explicarles lo que la experiencia, sabiduría y autoridad de la Iglesia dicta..

    Quien quiera hacer o interpretar música con letras religiosas que sean más de tipo profano, no empleen ni el templo ni la liturgia sagrada para ello. Toquen con otros instrumentos esa música en un salón, en un auditorio, o en cualquier sitio donde sí sea adecuada.

    Debemos buscar siempre lo mejor para Dios y lo que más le honre por encime de todo, y someternos a ello.

    Gracias por escribir
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludo en JESUCRISTO nuestro Señor. Pertenezco al equipo de litúrgia y tenemos el problema que las bandas del pueblo animan las misas (celebraciones Eucarísticas) con tuba, tambora, trompeta y el sonido es muy estridente y molesto aparte que no ayuda a la liturgia afecta las bovedas del templo ya que este es antiquisimo pues es un templo dominico que se puede hacer? Jesús y María Santisima los bendiga

      Eliminar
    2. Explicárselos como lo ha hecho y evitar que sigan tocando. Sustituyan la banda por el órgano.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  12. Muy importante lo que se dice!!!! muchos de los instrumentos que se usaan en la liturgia no son aptos pues en lugar de conectarnos con el misterio pascual, nos alejan.... pero no crees que en una parroquia alejada del centro donde apenas hay capilla y el sacerdote llega cada 15 dias por la lejania, tengan la posibilidad de tener organo o saber tocar un violin??? a mi parecer este tipo de instrumentos no son faciles de conseguir para los coros!!! Deben de dejar estos coros de tocar??? que las cartas y enciclicas o documentos no se queden en una oficina donde se escribio... porque hay cientos de culturas... la flexibilidad y la caridad es algo muy cristiano que muchas veces olvidamos y nos quedamos en las reglas que anulan el hombre!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lugares más remotos hemos visto personas que saben tocar los instrumentos especificados para el culto litúrgico, pero si no los hubiera basta el coro de voces. No deben incluirse -con ese pretexto- aquellos que bien señalas no son aptos para conectarnos con el Santo Sacrificio de la Misa. La caridad no se rompe -de ninguna manera- con ser obedientes a la experiencia milenaria de la Iglesia que ha comprobado que es útil o no a la liturgia y ha establecido, así, lo que es correcto. No se trata de ser inflexibles sino dóciles a lo mejor en el culto a Dios.

      Eliminar
  13. Canten con el corazón y con eso basta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero de acuerdo a lo que ya está normado.

      Eliminar
    2. No basta con eso, porque como músicos tenemos la responsabilidad de evangelizar y llevar al pueblo hacia un encuentro de Dios mismo y por mucho corazón que le pongas si tu voz es desafinada, si el ruido de los instrumentos opaca el canto, si el coro es un desastre ... mi amigo, lo menos que va a pasar es que el pueblo pueda concentrarse y participar de la celebración. Todo tiene un porqué.

      Eliminar
  14. Un lector que se identifica como Alex, nos dice lo siguiente: "
    Todo, absolutamente todo, aparece en la biblia. Sin embargo ustedes agregan sus falsa premisas. "Sabias normas de la Iglesia Católica" Ahora, si su sustento se basa en las "Sabias norma de la Iglesia Catolica" y no precisamente en la Biblia, hermanos, ya no hay coherencia."

    Tan no todo está en la Biblia (como usted erróneamente cree) que el último versículo del Evangelio de San Juan señala precisamente esto: "Muchas otras cosas hay que hizo Jesús, que si se escribieran una por una, me parece que no cabrían en el mundo los libros que se habrían de escribir". Y la incoherencia está en no seguir las sabias normas de la Iglesia a la que Jesús fundó y dejó como único y verdadero medio de salvación. Cristo dijo que aquello que atare en la tierra será atado en el Cielo. La incoherencia está, pues, en no creerle a Cristo mismo.

    ResponderEliminar
  15. A un lector: No se trata de ver nuestras opiniones particulares sino lo que la Iglesia siempre ha juzgado como conveniente.

    ResponderEliminar
  16. que hacemos si no podemos conseguir organos y organistas para todos nuestros templos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien persevera, alcanza. Querer es poder. Y en todo caso, al menos puede formarse un coro que cante verdadera música apropiada para la liturgia.

      Eliminar
  17. En mi comunidad los frailes dominicos le pidieron a un vecino que con su grupo de música secular formara un coro para cantar en una de las misas. Este grupo toca con instrumentos eléctricos y además tienen bateria y piano y realmente como bien comentan a veces el ruido sobrepasa el canto y parece una fiesta de casino. Fue petición de los frailes ... ¿qué hacer en ese caso? o como comentarle al coro sobre esto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busque otro templo donde haya decoro, seguramente no le harán caso pues es tal el caos que cada quien hace lo que le da la gana.

      Eliminar
  18. Agustín Segura: Tenga la seguridad que la Iglesia conoce el salmo. Y así determinó esto. Discútale a la Iglesia en general y a San Pío X en particular.

    ResponderEliminar