martes, 2 de marzo de 2010

LA BBC Y SU INCLINACIÓN ANTICATÓLICA



ROMA (ZENIT.org).- La British Broadcasting Corporation (BBC)* no es conocida precisamente por su gran amor por la Iglesia católica.

Aunque tenga una reputación mundial por la alta calidad de su programación, a esta cadena financiada fundamentalmente por el Estado se la suele acusar de tratar a la Iglesia y a la fe católica, en el mejor de los casos, de modo injusto, y de forma malévola.

Esta acusación puede sostenerse en muchos ejemplos, empezando por algunos programas de los últimos diez años que han sido blasfemos y altamente ofensivos para los católicos.

En 2003, la BBC emitió --con una gran audiencia internacional-- un documental titulado "El Sexo y la Ciudad Santa", que desfiguraba intencionadamente a la Iglesia y su enseñanza sobre los condones y el sida. Dos años después, emitía "Jerry Springer the Opera", un programa blasfemo y muy ofensivo que ridiculizaba a Jesús y a la fe en general.

Poco antes, la BBC se había gastado dos millones de libras (3,13 millones de dólares) en un programa llamado "Popetown" - una serie animada en el Vaticano que ridiculizaba a la Iglesia e incluía escenas de bestialidad. Debido a las protestas, se prohibió en Gran Bretaña pero siguió emitiéndose en el extranjero y vendiéndose en Gran Bretaña en DVD.

La BBC también ha sido acusada de cometer errores en otras áreas cuando se trata del catolicismo. La persecución de católicos en Oriente Medio o Asia raramente recibe su cobertura o una atención adecuada; la buena e inmensa labor que sacerdotes, religiosos y laicos católicos hacen por el mundo es normalmente ignorada; y la inestimable aportación de la Iglesia a la cultura occidental tiende a desacreditarse centrándose en los pecados del pasado de los miembros de la Iglesia.

También se ha culpado a la BBC de ser tendenciosamente anticatólica en temas más sutiles. Las mesas de debate, las informaciones de las noticias y los artículos en su web tienden a enfocarse en lo sensacional; suelen incluir también aportaciones de figuras laicas o de católicos disidentes pero rara vez de católicos ortodoxos que explicarían adecuadamente las enseñanzas de la Iglesia.

El tratamiento del clero por parte de la cadena abarca con no poca frecuencia preguntas de presentadores que muestran desprecio y desdén y que parecen considerarlos culpables hasta que no prueben su inocencia. Stephen Glover, columnista de periódicos británico, y no católico, escribía cómo un entrevistador televisivo de la BBC, sometiendo a interrogatorio en 2007 al arzobispo inglés Vicent Nichols "le trataba como un miembro de alguna secta extrema, interrumpiéndole continuamente, y se dirigía a él como si pensara que era medio tonto".

La mayor parte de este espíritu tendencioso se atribuye al modo de pensar predominante laicista en la cadena, que abraza o simpatiza con la cultura de la muerte, sea el aborto, el feminismo radical, la agenda homosexual, la eutanasia o la ciencia inmoral como la investigación con células madre embrionarias.
.
Hablando sobre el tema de las emisiones religiosas en una conferencia en Londres en 2008, Thompson, que es católico, recordaba cómo su madre sacudió la cabeza cuando se le dijo que su hijo había sido nombrado director general. "La BBC es anticatólica y anti-Dios", le dijo con palabras claras.
.
* NOTA DE CATOLICIDAD: Es la primera empresa de televisión y radio del Reino Unido. También es la cadena más grande de transmisión de noticias en el mundo. Produce servicios de programas e información, transmitiendo en la televisión, en la radio y en Internet.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada